Semana Mundial de la Lactancia Materna 2016: Clave para el Desarrollo Sostenible (2ª parte)

Siguiendo con el tema comenzado aquí, continúo detallando los nuevos Objetivos para el Desarrollo Sostenible y el papel que puede jugar la lactancia materna en ellos. De nuevo, os dejo a TETA como guía:

Actualmente muchas madres trabajamos fuera de casa también. Y en las grandes ciudades se hace prácticamente imposible acercarte algún rato a darle el pecho al bebé. Soluciones existen unas cuantas: escuelas infantiles cerca del lugar del trabajo, salas de lactancia en el centro de trabajo (extraerse leche en el baño es lo peor, amigas) y periodos que permitan amamantar. 

El modo en que se da la lactancia materna difiere en todo el mundo. Si ya difiere la mía de la de una que vive a cien metros de mí, no te digo de la que vive a 5000 km. En situaciones de pobreza esto es más evidente aún. ¿Sabéis todas las vidas que se salvarían en estos entornos facilitando la lactancia materna? ¿Y la cantidad de recursos que se pueden destinar a otras necesidades familiares gracias a la lactancia materna, en lugar de tenerlos que invertir en leche de fórmula? Condicionar la vida de esta manera por una teta parece increíble pero es así.

Señores, señoras, amamantar en público debería ser lo normal y no levantar miradas de reprobación, censura o similares. Si acaso de ternura, admiración o, por qué no, curiosidad.

Si ya es en medio de una catástrofe natural, ni les cuento. Ahí la lactancia materna cobra prioridad absoluta por el bien y la supervivencia tanto del bebé como de la madre. Va a evitar tener que arriesgar la vida y la salud del bebé por agua contaminada, además de pasarle un montón de anticuerpos frente a enfermedades comunes en las catástrofes naturales. En fin, sea como fuere, las mujeres necesitamos un lugar en el que sentirnos relajadas para amamantar.


Como ya detallé en el punto 7 del post anterior, la lactancia materna es ecológica, económica, saludable, no contaminante y no depredadora de recursos.


¿Que viene el cambio climático y aumentan los desastres naturales? Pues lactancia materna al canto para salvaguardar a aquellas madres con bebés que los sufren.


Con la lactancia materna no existen fábricas que tengan que desechar residuos a los mares y ríos. Así que por ese lado, estamos contribuyendo a la mejor salud de nuestra fauna y flora marina. ¡Si es que lo mismo vale para un roto que para un descosido!


Muy relacionado con el punto anterior y el punto 7. ¡Ay, todo el CO2 que nos ahorramos gracias a que la lactancia materna no necesita de fábricas!


¿Y qué pasa si se legisla a favor de las madres y bebés lactantes para respetar sus derechos? Que conseguiremos un mundo más justo donde las necesidades de unos y de otros estén garantizadas.

La Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y el Niño Pequeño (ALNP) fomenta justamente esto. Todos sabemos que en grupo se avanza más despacio pero se llega más lejos. Una persona sola conseguirá cosas pero no es sino en unidad cuando logrará que su actividad se vea.

Y esto es todo por este año. ¡Feliz Semana de la Lactancia Materna 2016!


Semana Mundial de la Lactancia Materna 2016: Clave para el Desarrollo Sostenible (1ª parte)

Logo de este año

Ay, majos y majas, que resulta que la lactancia materna también tiene que ver con los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). ¿Y estos objetivos de qué van? Pues a continuación os paso 17 objetivos (sí diecisiete, divididos en dos posts) que desde aquí han pensado que están relacionados. Para que sea más fácil, os dejo con TETA, que os lo explicará estupendamente:

Que sí, que sí, que claro que es más barata la leche de la teta y por varios motivos: no hay que pagar por ella porque la produce la propia madre, ni comprar biberones, tetinas, esterilizadores, agua especial, ni gaitas. Además, al aportar defensas, las criaturas no enferman y oye, factura de médico que se ahorra la familia. En España tenemos Sanidad Universal pero sabemos que no en todas partes es así. Así que sí, la lactancia materna enfrenta la pobreza.

La lactancia materna exclusiva y después continuada por dos años o más aporta nutrientes de alta calidad. Sí, señores. ¿Que el niño no se ha comido las judías? La teta proveerá. ¿Que la beba está hermosa? Deja que siga con la teta. ¿Que el bebé tiene alergias varias? Menos mal que siempre nos quedará la teta donde es más fácil evitar las alergias. No tiene cadenas de aminoácidos esenciales ni na la teta, que más quisiera el actimel ese o los polvos de fórmula. Es más, la lactancia materna es más segura porque no tenemos que asegurarnos de preparar nada con agua potable, ¡ya viene lista para el consumo! Así que, hale, teta para todos.


Aquí es donde todo el mundo relaciona eso de que la lactancia materna es buenísima para los bebés, que crecen sanos, fuertes, listísimos y guapísimos. Lo que quizá no sepan tanto es que es vital para los prematuros: no solo porque se adapta a las necesidades de ese bebé, aportando más nutrientes (más líquido, proteínas y sodio con respecto a la leche de un bebé a término) sino porque sino porque favorece un vínculo de apego que en ocasiones cuesta, los padres ven a un bebé cuya vida pende de un hilo con todo lo que ello implica.

Además la lactancia materna también es estupenda para la madre porque supone menos riesgo de distintos tipos de cáncer (de mama, de ovario, de endometrio), menos riesgo de artritis y de osteoporosis, menor riesgo de diabetes y de sobrepeso. Vamos, ¡que es la leche!



Muchos padres se preocupan por que sus hijos reciban una alimentación sana y adecuada. Lo que no saben tantos es que la lactancia materna más allá del año forma parte de esa alimentación cuidada que les va a ayudar en su desarrollo, en su aprendizaje, en la adaptación a su entorno. Así que niños con teta, niños felices (y listísimos, oigan).


Porque tanto niños como niñas van a tener la misma oportunidad para entrar con buen pie en la vida extrauterina. Porque la lactancia es un derecho nuestro, de las mujeres, tenemos derecho a ver cómo ese bebé crece gracias exclusivamente a nuestra leche los primeros seis meses, y con el complemento de otros alimentos después. Porque como derecho tanto de los niños y niñas como de las mujeres, necesitamos que haya una sociedad detrás respaldando y protegiendo esta decisión, tomando la lactancia como algo normalizado y legislando a su favor cuando sea necesario.



Que sí, de verdad de la buena que si la lactancia es a demanda, el bebé menor de seis meses no necesita agua. No, ni siquiera en agosto en Sevilla. Que no, que les encanta beberla a temperatura ambiente, no más fresquita ni gaitas gallegas. Y sí, para dar leche de fórmula necesitas tener acceso a agua potable que, como sabemos, es complicado en muchas partes del mundo e, incluso a veces, en España. Y que es un rollo patatero tener que andar buscando agua para preparar el biberón cuando la teta es "plug and play".

Ingredientes para preparar leche materna: 
  • Una madre y un bebé que succione adecuadamente y trague.


Ingredientes para preparar leche de fórmula:
  • Una madre y un bebé que trague.
  • Vacas/cabras/ovejas
  • Operarios que cuiden a esos animales.
  • Pienso/comida para esos animales.
  • Cultivos para la comida de esos animales o si, la leche de fórmula deriva de vegetales, agua y agricultores que cuiden y produzcan todo eso.
  • Electricidad/gasoil para la fábrica que procesa y prepara la leche-
  • Operarios para trabajar en esa fábrica.
  • Camiones, camioneros, que acerquen los productos a su destino.
  • Comerciantes que los vendan o grandes superficies con sus reponedores, cajeros, etc.
  • Alguien que se acerque a comprarlo.
  • Agua potable para preparar los polvos (y si viene de grifo, cañerías, depuradoras, etc.)
  • Recipientes donde dar los polvos.
  • Esterilizadores.
Creo que con esto queda explicado este punto.


Un trabajo decente es, entre otras cosas, aquel que protege la lactancia de la trabajadora. Con esto se consiguen dos cosas:

  • Primero,  que exista una igualdad de derechos entre las trabajadoras sin que importe el puesto o el sueldo que cobren.

  • Segundo, que la trabajadora a la que le respetan este derecho rinda más y sienta una mayor fidelidad hacia su empresa (doy fe).
Señores/as empresarios/as, ustedes mismos/as.

Y hasta aquí la primera parte del post. La segunda parte la podéis continuar leyendo aquí.

Cuando lactancia y dinero sucio van de la mano

Que las marcas de leche de fórmula emplean dinero y trucos sucios para imponerse y eliminar la lactancia materna no es ningún secreto.

Que la mayoría de los médicos, incluidos los que están en los hospitales en la sección de maternidad no tienen ni idea de lactancia y tampoco hacen por dar consejos válidos ni escuchar a las que saben, lo tenemos asumido.

Pero que pillen con las manos en la masa a dos médicos riéndose del código deontológico en lo que respecta a la lactancia materna no suele pasar.

Esta gentuza, que no merece otro nombre, se quedaba con el dinero que las marcas les daban para investigar sobre nutrición. Cada tres meses recomendaban una marca distinta a las recién paridas. Se ventilaban 2900€ mensuales que es el máximo permitido por Hacienda para no tener que dar explicaciones.

2900 euros mensuales de madres que quizá cargarán toda su vida con una lactancia deseada que no pudo ser.

2900 euros mensuales de bebés que quizá sufrieron alergia a la proteína de la leche de vaca durante el primer año de vida.

2900 euros mensuales de bebés que vieron alterada su flora intestinal por culpa de esa leche de fórmula.

2900 euros mensuales de madres que seguramente no pudieron vivir la experiencia de calmar y ver desarrollarse a su bebé solo con su propia leche, de madres que no vivieron el empoderamiento que da la lactancia materna.

2900 euros mensuales que fueron a los bolsillos codiciosos y amorales de dos señores sin escrúpulos. Señores en los que por su posición y el lugar donde trabajaban son personas de referencia a las que no se cuestiona

2900 euros mensuales que apenas han molestado a nadie, que hay que dar a conocer.

Que insisto, por si a alguien no le queda claro: cada una es muy libre de decidir dar leche de fórmula a sus hijos. Pero que lo haga informada y no porque un "facultativo" le diga que su bebé "necesita una ayudita" o cualquier otra mentira por el estilo.

La operación pañal para padres y madres torpes. 5 DESconsejos (un poco) prácticos.

- Hola, amigos, me llamo Monstrua y soy una madre torpe en esto de la operación pañal.

- Hola, Monstrua, te queremos.

Y así es como ingresé en el Asociación de Padres y Madres Torpes con la Operación Pañal Anónimos. Muy recomendable. Que por aquí ya intentamos con Monstruita la Operación Pañal (también conocida como OP) el verano pasado y fue un desastre: efectivamente nosotros, Monstruo y yo, no estábamos preparados para la que se nos venía encima.

Aún estamos en ello y no lo hemos superado. Cuando lo consigamos haré un fiestón o algo así y rezaré mucho por que la experiencia nos sirva de algo con la futura OP de Monstruito. Para los demás, aquí está el post definitivo sobre la Operación Pañal (tacháaaaan).

¿Qué vas a necesitar para llevar a cabo con éxito la OP?

1. Paciencia y saber lo que va a pasar: tu hijo/a no sabe lo que es hacerse pis en el sofá, en tu cama, en la suya, en la alfombra, en el vestido nuevo o en la silla Luis XVI de tu tía Encarna. Pero hay soluciones, no alarmarse, lo pongo en el punto 4. Mientras, pacieeeeeeencia.

2. Dejar los "cuñadismos" a un lado o no seguir los consejos a rajatabla. Cada niño y cada circunstancia es un mundo. Aquí pasa como con el resto de la crianza: todo el mundo opina. Así que escucha, lee, observa y escoge solo aquello que crees que os irá bien. Esto se aplica también a los consejos de este post o al "mi niño ya dejó los pañales con nueve meses", "mis criaturicas (ahora tienen 40 años y peinan calvas) dejaron el pañal en una semana".

3. Comprar un orinal. O un reductor/adaptador para el w.c. O las dos cosas. Parece una tontería, pero es que a los niños les puede dar miedo que los dejes en volandas sobre un agujero donde cualquier cosa que caiga, DESAPARECE. Ahí lo dejo. De la gran variedad de accesorios para el bebé que hay es el más útil. Yo compré uno muy parecido a este, antideslizante y cómodo para sentarse. Una amiga, con su mayor ilusión, nos regaló uno muy parecido a este otro porque a su hijo le encanta; resultado: nos tiramos casi un año con este último y resulta que a Monstruita le resulta muy incómodo y no le gusta nada. Lo hemos cambiado al primero y oye, mucho mejor. Y cuanto más sencillo, más "apañaíllo". Esto también lo dice una amiga que trabaja en una guardería escuela infantil: el orinal con forma de coche no solo incita a los niños a intentar moverse hacia adelante sino que les resulta incómodo para mear hacer pis.



4. Llenar la casa de protectores impermeables. No solo las típicas fundas en las camas (aunque nosotros hemos prescindido de estas durante el verano por salud térmica) sino estas maravillosas fundas que puedes poner en el asiento del sofá, en las sillas... Eso sí, la fregona siempre a mano porque el suelo no lo salva nadie. Con respecto a las hostias caídas monumentales que puede tener el bebé si pisa el charco dejado por su hermano/a mayor no he encontrado solución aún; algún daño colateral tiene que haber, está claro.

5. Que él/ella también se pringue. ¿Quién se mea, tú o tu hijo/a? Pues eso, si son ellos los que manchan, que sean ellos los que pasen el mocho. Si son ellos los que llenan el orinal, que sean ellos los que lo vacíen. Que no está hecho a mala baba, entendedme, yo soy una madre ejemplar de las que esperan despierta a que lleguen sus churumbeles de fiesta (bueno, en realidad aún no he llegado a esa etapa pero fijo que soy de esas) y es que eso de hacerles partícipes les encanta: ¡cogiendo la fregona como mamá! ¡Tirando su propio pis para luego tirar de la cadena, que nunca le dejas! ¡Emoción! Y que nosotros somos ya adultos y nos hemos enranciado pero palabrita de la buena que todo eso mola un montón.

Tras estos consejos de mierda, literalmente sabios llegamos al final de este post esperando que, por su bien, no tengan que ingresar en la misma Asociación que yo. Que son muy majos los anónimos estos, ¿eh? Pero de tanto abrazo me está empezando a entrar complejo de oso de peluche.

Ya me contaréis, sabios Caballeros Jedis de la OP si me falta algún consejo por añadir o sobran los cinco.

¡Que el mocho os acompañe!


El Bosque Encantado de San Martín de Valdeiglesias

No hace mucho tuvimos la suerte de disfrutar la visita a El Bosque Encantado de San Martín de Valdeiglesias (Madrid).
El Bosque Encantado es un espacio donde se nota mucho amor invertido en el encanto que desprende y en lo cuidado que lo encontramos.
Sus más de 500 plantas tienen formas de cuento realizadas por los mejores artistas de Europa y están organizadas por áreas temáticas. Incluso podemos encontrar una de las pocas cascadas naturales que existen en la Sierra Oeste de Madrid, la cascada Barbellido.

Lo que no me gusta del Baby Led Weaning (BLW)

Yo era una firme defensora del Baby Led Weaning (BLW) o Alimentación Guiada por el Bebé cuando comencé con esto de la alimentación complementaria con Monstruita. Da la casualidad que mi hija no es una zampabollos y, así como con la teta no tiene problema, con el resto de la comida es otro cantar. No sabemos aún si es que tiene algún problema real o que, simplemente, le basta poca cantidad de comida para pasar el día. Así que he tenido el honor de probar el Baby Led Weaning en su más pura expresión con un bebé al que no le gusta comer demasiado, que no es de lo que se tiran a por la comida.


Monstruito, sin embargo, come todo aquello que se le pone por delante. Tiene sus preferencias, por supuesto, y por ello reniega de los cítricos y del pan tostado. Con él está siendo todo muy fácil y sé que con él los purés hubieran entrado solos. No obstante, a pesar de la experiencia con su hermana o precisamente por eso, con él seguí una versión modificada del Baby Led Weaning al que podemos llamar, por que se vea que no es igual, Alimentación Respetuosa Con El Bebé (ARCEBE, hale, con sus siglas y todo). ¿Por qué? Porque hay...

Té, chocolate, café. Un cuento que canta.

¿He dicho ya que nos encantan los cuentos? A Monstruita puedes contarle el mismo cinco veces, lo difícil es conseguir que se conforme con una sola lectura. Por eso vamos a la biblioteca, porque ya que tengo que contar el mismo cuento varias veces por lo menos que pueda variar la historia de una vez a otra.

Monstruita disfrutando
Otras compro yo alguno. No muchas, la verdad, porque tenemos un montón por explorar aún.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

comparte