6 consejos de cómo sobrevivir siendo una madre introvertida o los introvertidos también nos reproducimos.


Los introvertidos tenemos fama de huraños, anacoretas y tristes de la vida. Pero ¡eh! ¡Resulta que nos reproducimos y prolongamos nuestros genes poco adaptados! ¿Cómo es posible?

Yo me pasé toda la vida pensando que era tímida. Pero no. O sea, sí, vale, soy tímida aunque he aprendido un poco con el paso de los años a socializar con el resto de la humanidad a nivel usuario básico. Pero lo mío es más profundo, soy introvertida. Eso significa que me gusta estar con la gente y compartir actividades y aficiones como cualquier ser social pero necesito mi espacio, mi tiempo dedicado a mirar al techo, escribir, leer, dibujar, jugar con el móvil SOLA.

Cuando una vive sola, es fácil. Cuando una tiene pareja sigue siendo fácil. Pero cuando una se convierte en madre y tiene hijos ¡la cosa cambia! Los hijos no saben qué es eso de la introversión ni que mamá es un ente con necesidades propias. Así que en mis escasos cuatro años de maternidad he tenido que aprender y utilizar distintas herramientas para sobrevivir. Os dejo con ellas:

1. Saber que eres introvertida.

Parece de perogrullo pero no todo el mundo lo asumimos o llegamos a esa conclusión. Saberlo nos hará poderosas/os para saber qué necesitamos y cómo conseguirlo. Y también qué no necesitamos, por supuesto. Por ejemplo, no necesitamos tener actividades cinco días a la semana con los niños ni acudir a fiestas sociales todos los fines de semana.


2. Deja que se encargue otro/a un ratito de los hijos.

Tu pareja, la abuela, los tíos, la vecina, los primos... Seguramente estás rodeada de personas que no les importaría estar una horita con tus hijos. Con una hora a la semana bastará, estoy segura. A veces se convierten en una burbuja de emergencia para madres introvertidas. Mientras llega esa hora puedes sacar tiempo diario para revargar energías después de que se duerman o incluso mientras juegan solos un rato.

3. Usa tu smartphone.

No tengas miedo de que te tachen de mala madre, te critiquen o crear un mal modelo para tus hijos. En ocasiones es una ventana al respiro, a ese ratito que necesitamos con nosotras mismas y que no podemos tener. Gracias a esos minutos en tu mundo podrás volver con paciencia renovada a la realidad y disfrutar de tus hijos en lugar de andar soltando malos humos por las orejas.



4. Pídeles ese momento de "recargando introvertido" a tus hijos.

Para mí el momento tranquilo puede ser el de la comida, o de la cena. Intento comer/cenar en paz con ellos pero  los "mamá, ¿me cortas este trozo que es muy grande?" o "aaaahhh, gutata atá pomota" (o sea, "esto quema) o "quiero agua, mamá" o "gamime tuti nano" ("no quiero más, bájame de aquí, por favor") impiden que pueda comer sin levantarme de la silla. (Nota: el del idoma que se parece al esperanto es Monstruito, que aún no controla bien esto de hablar en español).

Con lo cual no recargo la energía que necesito para seguir con ellos el resto de la tarde o de la noche (que según la siesta, puede ser una noche larga hasta que se acuesten). Así que primero les pido, por favor, que se vayan a jugar al salón. Si no ocurre así y mi paciencia está al límite, me pongo muy seria y les pido que me dejen terminar de comer sola, que lo necesito, que estoy cansada y que luego voy. La primera vez les cuesta pero las siguientes veces lo suelen recordar. Les ha tocado una madre introvertida, qué le vamos a hacer.

5. Asume que tu tiempo de recarga es significativamente menor que antes de tener hijos.

Cuanto antes lo asumas, más fácil lo tendrás. Esto significa que ser madre introvertida consiste en cargar de manera exprés las baterías en los escasos momentos que encuentres. Así que cuando te encuentres ante uno de esos raros tiempos, no procastines y aprovecha.



6. Prioriza y di NO.

Por mucho que te encante colaborar con el AMPA, seguir ese curso de cómo ser feliz pelando cebollas, decorar hasta el último detalle la cocinita de cartón que estás haciendo o quedar con otras madres con hijos de vez en cuando pregúntate: ¿realmente eso te ayuda a recargar las pilas? ¿O es una tarea a realizar cuando estás bien porque requiere energía?

A veces es necesario decir que no a los planes que nos surgen por muy apetecibles que parezcan. Somos humanos, tenemos un límite y está bien saber cuál es para no sobrepasarlo.

Y hasta aquí los seis consejos. Inviertiendo los términos podrían servir incluso para madres extrovertidas. Pero eso que nos lo cuenten ellas. Tanto si eres introvertida como extrovertida puedes dejar lo que te funciona a ti en los comentarios. ¡Y a seguir criando!

Bonus: aquí os dejo un breve artículo sobre personajes famosos introvertidos.

Relato sincero de mi destete



Sí, lectores y lectoras. Esto llegó a su fin. Me encantaría poner eso de:
  • Se ha destetado sola.
  • El destete ha sido sin lágrimas.
  • El destete ha sido fácil.
  • Qué bonito es el destete.
  • Estábamos las dos preparadas.
  • Las dos queríamos el destete.
  • Ha sido un destete respetuoso para ambas partes.
Erin Wetzel
Pero no.

Lo hemos pasado teta. Crónica de un destete



Lo hemos pasado teta durante 3 años, 9 meses y 3 días o durante 45 meses o durante 1374 días.

Lo hemos pasado tetita cuando tomabas en posturas imposibles, cuando te arrimabas en busca de consuelo, cuando me mirabas juguetona mientras mamabas, cuando te amamantaba despidiéndome de lo que sabía que serían nuestros últimos días de tetita.

Lo hemos pasado tetitita incluso cuando me venía esa agitación brutal del amamantamiento pero podía obviarla un momento para que no sufrieras tan pronto, no aún. Que tu comprensión, como tú entonces, era pequeñita.

Disfraces baratos para Carnaval para niños

Para los que vivan en su mundo, os aviso: el carnaval se acerca. Seas de Cádiz, de Brasil, de Venecia, Tenerife, Las Palmas o de Madrid, seguro que te quieres divertir. Y claro, como no podía ser de otra manera, en el colegio o en la guardería escuela infantil de tus hijos ya están pidiendo un disfraz de esos que te obligan a comerte la cabeza.

Aquí os presento varias opciones para que salgáis del paso con la cabeza bien el alta y el bolsillo bien sano.

Cómo hacer un calendario manipulativo para niños de inspiración Waldorf, Montessori, Reggio Emilia y de mí misma (porque yo lo valgo)



Lo del paso del tiempo es algo muy difícil de comprender para los niños porque es algo intangible. Sin embargo, Monstruita con sus 3 años y medio, ya pregunta cuánto falta para que vengan los reyes, cuándo va a ser su cumpleaños o cuándo vamos a volver a la piscina de verano. Y como ella, muchos otros niños. O quizá no pregunten pero estén desorientados porque no saben qué harán mañana o cuánto falta para ir a ver a los abuelos, como les dijeron ayer.

7 ideas distintas sobre qué juguetes comprar por Navidad

Se acercan las navidades y aunque todos nos quejemos del tremendo consumismo, de que en nuestras casas no caben más juguetes y de que deberíamos dejar que los niños jugaran con un palo y una caja de cartón, ya estamos ojeando todas las webs y todos los catálogos que caen en nuestras manos.

¿Y si me gasto una pasta y no le gusta? ¿No será demasiado elaborado para su edad? Si no tiene un (patinete, cocinita, karaoke, caballete de pintor, ____________ rellene aquí lo que corresponda) ¿desarrollará todo su potencial si es justo eso lo que necesita?


Hay quien prefiere reciclar a toda costa
1. Antes de comprar, tira.

8 cosas que haces todos los días y que benefician a tu hijo

Señores, señoras, por aquí estamos cansadas de los artículos tipo "4 cosas que no debería oír un niño", "15 cosas para una crianza feliz", "55 cosas que todo niño debería vivir para ser feliz", "100 cosas que todo padre/madre debe cumplir".

Y adivinad qué: muchos, me atrevería a decir que la mayoría de los que leemos eso, coincidimos en varias cosas: la primera, que somos padres y madres que buscando dar lo mejor a nuestros hijos, perseguimos inconscientemente una perfección en la crianza que es imposible de alcanzar; la segunda, que normalmente entre esos numeritos aparece algo que hacemos más o menos habitualmente y que no deberíamos hacer; y la última, que nos encanta leer este tipo de listas pero poco a poco van cayendo como losas, una tras otra, sobre nuestra cada vez más cargada espalda.



te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

comparte